Nuestros Pueblos

PUEBLOS EN TIERRAS ALTAS

YANGUAS

Yanguas, la localidad más septentrional de la provincia de Soria a los pies del rio Cidacos, es hoy un bonito conjunto arquitectónico gracias a la importancia que la villa tuvo durante la Edad Media. Los restos del castillo de estilo árabe del siglo XI, numerosas casas blasonadas construidas con pizarra de Tierras Altas, la iglesia gótica de San Lorenzo, su porticado Ayuntamiento, las puertas de la antigua muralla o el puente medieval constituyen alicientes suficientes para visitarla. Se trata de una apacible villa que merece la pena pasear, además cuenta con el único ejemplo de románico catalán en la provincia, la torre de San Miguel, que recordará a las de Boi en el pirineo leridano.

VALDELAVILLA

Valdelavilla es un ejemplo de recuperación. El pueblo que quedó completamente abandonado en la década de los 60. Por suerte,y gracias a una cuidada intervención, se ha recuperado integramente para uso turístico, conservando la tipología original de las viviendas construidas con pizarra de la zona. Es un lugar ideal para perderse y desconectar, las imágenes hablan por si solas… os lo recomendamos por su singularidad.

ONCALA

Oncala, enclavado en el valle que lleva su nombre, es un acogedor y bonito pueblo de calles empedradas y casas de piedra que alberga una sorprendente colección de 10 tapices flamencos del siglo XVII en su Iglesia, si se acude fuera de los meses de verano conviene concertar visita con dos días de antelación llamando al 975 381 132 y preguntando por D. Pedro Arancón. Además, Oncala es conocida por su tradición ganadera y por eso cuenta con una quesería donde los quesos con trufa son un gran manjar. La Feria del Acebo en Navidad es otro buen reclamo para visitar la localidad y hacerse con artesanía local navideña.

PUEBLOS DESHABITADOS

Tierras Altas tiene una densidad de población inferior a 2 habitantes por km2, fruto del éxodo rural acontencido en la década de los 60… Como consecuencia, encontramos varios pueblos deshabitados que susurran ecos del pasado. Sus casas de pizarra, sus iglesias o calles cubiertas por la maleza, sobrecogen y dan rienda suelta a nuestra imaginación. Buimanco, Villarijo o Vea son algunos de ellos. Si os animáis a conocerlos, tened en cuenta que la mayoría no cuentan con acceso asfaltado y que hay que tener espcial cuidado con el estado de ruina de sus viviendas. Por favor respétalo.