Medinaceli

Medinaceli, ejemplo más que notorio de villa medieval, es probablemente uno de los municipios más bonitos y mejor conservados de la provincia. Remonta sus origines a la época romana de la que todavía conserva su Arco Romano de 3 arcos, único en España. Recorrer sus estrechas calles, su monumental plaza mayor o visitar las galerías de arte que hay en la villa son grandes reclamos para una visita obligada.

Medinaceli, fue además frontera entre cristianos y musulmanes y por ello un enclave estratégico. Del paso de los musulmanes se conserva parte de lo que fue la alcazaba y posterior castillo cristiano. Sin embargo es en los siglos XVI y XVII cuando adquiere mayor relevancia, levantándose señoriales edificios como el Palacio Ducal, la Alhondiga o la colegiata Ntra. Señora de la Asunción.

El casco histórico de Medinaceli está declarado como Bien de Interés Cultural, lo que nos da una idea del rico patrimonio que alberga. Sus edificios, cuidadosamente restaurados forman un conjunto de calles adoquinadas que invitan al paseo y al deleite de los más curiosos.

Tu opinión